AGA Family of Websites: Gastro.org
AGA Journals
AGA Journals
AGA University
AGA University
AGA University
AGA Research Foundation
AGA University
AGA Community
AGA University
AGA Job Board

NASH (Spanish)

Related to NASH (Spanish)

Resumen

Resumen

  • El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo y pesa aproximadamente tres libras. Está situado en el lado superior derecho del abdomen, abajo de las costillas.
  • Entre las funciones del hígado se encuentran:
    • Convertir los alimentos en energía.
    • Limpiar el organismo (metabolizar o ayudar al cuerpo a utilizar medicamentos y eliminar alcohol y toxinas del sistema)
    • Producir bilis, que ayuda a la digestión
El hígado graso no alcohólico (NAFLD por sus siglas en inglés) ocurre cuando el hígado almacena demasiada grasa y esto no está relacionado con el consumo excesivo de alcohol.
  • El NAFLD es una de las causas más comunes de la enfermedad del hígado en los EE. UU. Entre un 30% y un 40% de adultos en los EE. UU. padecen de NAFLD.
  • El NAFLD es más común en personas que tienen ciertas condiciones médicas o problemas de salud, como la obesidad y problemas que pueden estar relacionados con la obesidad, como la diabetes tipo 2.
  • A medida que avanzan en edad, las personas tienen más probabilidades de desarrollar NAFLD. Personas de cualquier edad, hasta los bebés, pueden padecer de NAFLD.
  • El NAFLD ocurre en personas de todas las razas y etnias.
Hay dos clases de NAFLD: 
  • Hígado graso no alcohólico simple: Cuando hay grasa en el hígado pero no hay inflamación (hinchazón) o daños a las células hepáticas. El hígado graso no alcohólico simple usualmente no causa daños al hígado o complicaciones.
  • Esteatosis hepática no alcohólica (NASH): Esta es una forma más severa de NAFLD. En la NASH, la grasa en el hígado causa inflamación, lo que se conoce como hepatitis, y daños a las células hepáticas. Con el paso del tiempo, esto puede causar fibrosis, o cicatrices, y esto provoca la cirrosis (cicatrización permanente o lesiones en el hígado) y cáncer en el hígado.
    • Los expertos creen que cerca de un 20% de personas con NAFLD también tienen NASH.
Con mayor frecuencia las personas padecen de un tipo de NAFLD, aunque a veces las personas que padecen de una forma de NAFLD después pueden ser diagnosticadas con otra forma. Los expertos no están seguros por qué algunas personas que padecen de NAFLD tienen un hígado graso no alcohólico simple mientras que a otras se les desarrolla NASH.

Síntomas de la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

El NAFLD y la NASH se consideran “enfermedades silenciosas”, lo que quiere decir que no hay síntomas o hay muy pocos. Aun cuando la NASH le provoque una cirrosis, es posible que usted no experimente síntomas. 

Síntomas de NASH

Los posibles síntomas incluyen:
  • Cansancio.
  • Dolor del lado superior derecho de su abdomen (estómago).
Una vez la cirrosis ya ha avanzado, usted puede experimentar síntomas como:
  • Inflamación en el vientre o en las piernas.
  • Vómitos con sangre
  • Confusión mental
Es posible que necesite un trasplante de hígado si su enfermedad del hígado llega a esta etapa. Referencias
Causas

Causas

Las causas que provocan un hígado graso no alcohólico (NAFLD) y una esteatosis hepática no alcohólica (NASH) aún se están investigando. 

Algunas condiciones o problemas de salud pueden colocarlo en un riesgo más alto de desarrollar NAFLD o NASH. Los científicos han encontrado que ciertos genes pueden hacerlo más vulnerable de desarrollar NAFLD o NASH y explican cómo ciertos pacientes padecen de NASH mientras que otros solamente tienen un hígado graso no alcohólico (NAFLD).

NAFLD

  • El sobrepeso o la obesidad, que es tener exceso de grasa corporal por encima de los niveles saludables o un índice de grasa corporal (BMI) de 30 o más.
  • Ser resistente a la insulina, que es cuando su cuerpo no usa bien la insulina, lo que controla el azúcar en la sangre dentro del cuerpo. Esto puede resultar en que la glucosa (azúcar) en su sangre, no permanezca en el rango saludable o normal.
  • Tener diabetes tipo 2
  • Tener niveles anormales de grasa en la sangre
    • Altos niveles de triglicéridos
    • Alto colesterol total.
    • Alta lipoproteína de baja densidad (colesterol LDL o “malo”)
    • Baja lipoproteína de alta densidad (colesterol HDL o “bueno”)
  • Tener síndrome metabólico, también llamado síndrome de resistencia a la insulina. Esto es cuando su cintura es muy amplia, tiene alta presión arterial o niveles anormales de azúcar o grasa en la sangre.
    • Los expertos creen que el NAFLD puede estar relacionado estrechamente con el síndrome metabólico.

Si usted tiene NAFLD, tendrá mayor probabilidad de tener una NASH si usted también tiene uno o más de lo siguiente:

  • Obesidad, especialmente si su cintura es muy amplia.
  • Presión arterial alta.
  • Altos niveles de triglicéridos o niveles anormales de colesterol en la sangre.
  • Tener diabetes tipo 2
  • Síndrome metabólico

Las causas menos comunes de NAFLD y NASH incluyen:

  • Problemas de salud que causan que su cuerpo use o almacene grasa de forma inadecuada.
  • Pérdida de peso rápidamente.
  • Ciertas infecciones como la hepatitis C.
  • Estar expuesto a algunas toxinas como drogas ilegales y químicos o disolventes en el trabajo.
  • Medicinas, como los medicamentos contra el HIV, medicamentos hormonales, contra las convulsiones, contra la arritmia y suplementos.
    • Si no tiene otros factores de riesgo, como obesidad, diabetes, etc. un medicamento puede ser el culpable. Su médico deberá asegurarse de que esa no sea la razón antes de diagnosticarle hígado graso no alcohólico (NAFLD).

Referencias

Cómo son los exámenes

Cómo son los exámenes

El gastroenterólogo analizará su historial médico y de medicamentos, le hará un examen físico y ordenará ciertos análisis para averiguar si usted tiene hígado graso no alcohólico (NAFLD) o esteatosis hepática no alcohólica (NASH).

Historial médico

El gastroenterólogo le preguntará si ha tenido algunas condiciones de salud:

  • Sobrepeso u obesidad.
  • Resistencia a la insulina.
  • Altos niveles de triglicéridos o niveles anormales de colesterol en la sangre.
  • Síndrome metabólico
  • Diabetes tipo 2

Dieta y estilo de vida

El médico le preguntará qué clases de alimentos consume y factores sobre su estilo de vida que pueden aumentar el riesgo de que usted desarrolle NAFLD y NASH:

  • Falta de actividad física.
  • Una dieta con alto consumo de azúcares y almidones.
  • Bebidas azucaradas.

El gastroenterólogo también puede preguntarle cuánto alcohol consume para decidir si el alcohol es la causa de la grasa en su hígado y de que usted tenga señales de enfermedades hepáticas a causa del alcohol en lugar de NAFLD.

Examen físico

El gastroenterólogo revisará su peso y cuánto mide de alto para calcular su índice de masa corporal (BMI) para confirmar si su peso está más bajo o alto de lo normal o si tiene obesidad. También buscará señales de NAFLD o NASH:

  • Un hígado agrandado.
  • Señales de resistencia a la insulina, parches de piel oscura sobre sus nudillos, codos y rodillas.
  • Señales de cirrosis, como ictericia que causa que su piel o la parte blanca de sus ojos se vea amarillenta.
  • Señales de cirrosis avanzada, hinchazón en las piernas, fluidos en el abdomen y confusión.

Exámenes

Su médico puede ordenar análisis de sangre, análisis por imágenes y quizás una biopsia de su hígado para averiguar si usted padece de NAFLD o NASH.

  • Análisis de sangre por medio de los cuales se detectarán altos niveles de enzimas hepáticas como la alanina aminotransferasa (ALT) y la aspartatoaminotransferasa (AST), que pueden indicar daños en el hígado.
  • Exámenes por imágenes que pueden ayudar a determinar si usted tiene NAFLD:
    • Ultrasonido que usa un dispositivo que se llama transductor que hace que reboten sin dolor alguno las ondas de sonido en sus órganos internos y crean una imagen de su estructura.
    • Tomografía computarizada (CT) que usa rayos X y tecnología computarizada para crear imágenes de su hígado.
    • Resonancia magnética (MRI) con máquinas que usan ondas de radio e imanes para crear imágenes detalladas de sus órganos y tejidos blandos sin usar rayos X.
    • Elastografía transitoria, también conocida como Fibroscan, puede medir de manera indirecta la cantidad de grasa en el hígado y la cantidad de tejido cicatrizal.

Estos exámenes se pueden llevar a cabo en un centro para pacientes ambulatorios o en un hospital. Los ultrasonidos por lo regular los practican en los departamentos de radiología y la elastografía transitoria la hacen en el consultorio médico.

Estos exámenes por imágenes pueden mostrar si su hígado tiene grasa, pero no pueden mostrar la inflamación del hígado o tejido cicatrizal (fibrosis), o si usted tiene un hígado graso simple o si tiene NASH. Si usted tiene cirrosis, los exámenes por imágenes pueden mostrar nódulos o protuberancias en su hígado.

Biopsia del hígado

Durante una biopsia del hígado, que puede ser practicada en un hospital o un centro para pacientes ambulatorios, su gastroenterólogo tomará una pequeñísima muestra de tejido de su hígado. Le indicarán cómo prepararse para la biopsia con anticipación. Un patólogo (especialista en analizar tejidos para diagnosticar enfermedades), examinará la muestra de tejido con un microscopio y verá si aparecen señales de daños o de enfermedad.

Una biopsia del hígado es la única manera de averiguar si hay inflamación o hinchazón en el hígado, y daños para diagnosticar NASH. Este examen no se recomienda para todos los que padecen de NAFLD. La biopsia e hígado solo se practicará si usted tiene más probabilidades de tener NASH, o si otros exámenes muestran señales de enfermedades avanzadas del hígado o cirrosis. A veces, los resultados de otros exámenes, como la elastografía transitoria, ayudarán a decidir si usted tiene más probabilidades de tener NASH y si se beneficiaría de una biopsia en el hígado.

Referencias

Tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico

Tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico

Su médico puede recomendarle que baje de peso para tratar la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD) y la esteatosis hepática no alcohólica (NASH). La pérdida de peso puede ayudar a reducir la grasa en el hígado, la inflamación (hinchazón) y la fibrosis (cicatrices).

Si usted tiene sobrepeso u obesidad, perder peso al elegir alimentos saludables en su dieta, limitar el tamaño de las porciones y estar activo físicamente, pueden mejorarlo si tiene NAFLD y NASH. Perder de 3 a 5% de su peso corporal puede disminuir la cantidad de grasa en el hígado. Para reducir la inflamación del hígado, es posible que usted deba perder hasta un 10% de su peso corporal. Los médicos recomiendan perder un 7% de su peso corporal o más durante el transcurso de un año. La pérdida de peso rápidamente por medio del ayuno (no comer ni beber nada más que agua) puede hacer que empeore el NAFLD.

Su gastroenterólogo puede sugerirle que acuda a un nutricionista o dietista experimentado con quien podrá platicar sobre cómo mejorar su dieta. Cambiar su dieta puede incluir consumir menos grasa para ayudar a prevenir o tratar el NAFLD o la NASH.

Las grasas tienen un alto contenido de calorías y aumentan su probabilidad de tener obesidad. Sustituir grasas saturadas y grasas trans en su dieta por grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas, como ácidos grasos Omega 3, puede ayudar a reducir la probabilidad de enfermedades cardíacas si usted tiene NAFLD. Los cuatro tipos de grasas son:

  • Grasas saturadas que se encuentran en la carne, la piel de las aves, la mantequilla, la manteca, manteca vegetal y la leche y todos sus derivados, excepto las versiones desgrasadas.
  • Las grasas trans se encuentran en alimentos que indican en la etiqueta que contienen aceite hidrogenado o parcialmente hidrogenado, como las galletas saladas, las botanas, galletas y pasteles horneados comercialmente y los alimentos fritos.
  • Las grasas monoinsaturadas se encuentran en el aceite de oliva, de maní, y canola.
  • Las grasas poliinsaturadas se encuentran en mayores cantidades en aceites de maíz, soya y de cártamo y en muchas clases de nueces. Los ácidos grasos Omega 3 son también un tipo de grasa poliinsaturada que incluye el pescado graso como el salmón, las nueces y aceite de cártamo.

Su gastroenterólogo o nutricionista también pueden sugerir otros cambios en la dieta para ayudar con el tratamiento del NAFLD y NASH:

  • Consumir alimentos con índice glucémico bajo, como la mayoría de frutas, verduras y granos enteros.
    • Estos alimentos afectan la glucosa en la sangre menos que los que tienen un alto índice glucémico como el pan blanco, el arroz blanco y las papas.
  • No consumir alimentos y bebidas que contengan grandes cantidades de azúcares simples, especialmente fructosa, que se encuentra en los refrescos azucarados, bebidas deportivas, té endulzado y jugos.
  • Evitar consumir alcohol.

Siempre hable con su médico y nutricionista o dietista experto antes de hacer cambios en su dieta y para que le ayuden a hacer un plan que usted pueda seguir. Le pueden sugerir planes como:

  • Dieta glucémica baja.
  • Dieta con bajo contenido de carbohidratos.
  • Dieta mediterránea baja en carbohidratos.
  • Dieta prediabética.

Cirugía

Si usted padece de obesidad grave, es decir que tiene un índice de masa corporal (BMI) de 35 a 40 o más, y no ha podido perder o mantener la pérdida de peso, su gastroenterólogo puede sugerirle cirugía bariátrica, una operación que le ayuda a perder peso al hacer cambios en su sistema digestivo. La cirugía bariátrica puede ser una opción si usted tiene problemas de salud graves, como diabetes tipo 2 o apnea del sueño, relacionados con la obesidad Infórmese mejor sobre la cirugía bariátrica y otros tratamientos para la pérdida de peso en https://www.gastro.org/practice-guidance/gi-patient-center/topic/obesity.

Medicinas

En la actualidad no hay fármacos aprobados para tratar el NAFLD y la NASH, pero los científicos están estudiando medicamentos que puedan mejorar estas condiciones de salud. 

En tanto que algunos estudios han demostrado que los suplementos pueden ayudar a mejorar el NAFLD o la NASH, por motivos de seguridad, siempre consulte a su proveedor de atención de la salud antes de usar suplementos dietéticos, como vitaminas, o medicinas complementarias o alternativas, o de seguir prácticas médicas. Algunos remedios hechos con hierbas naturales pueden causar daños al hígado.

Ensayos clínicos

Los científicos están estudiando muchos aspectos del NAFLD y de la NASH por medio de ensayos clínicos, entre los que se encuentran:

  • Creación de bases de datos de adultos y niños que sufren de NAFLD.
  • Comparación de cómo las personas con y sin NAFLD procesan y metabolizan los alimentos.
  • Estudios sobre cómo la cirugía para la pérdida de peso afecta el NAFLD en adolescentes.
  • Evaluación de nuevos medicamentos/nuevos tratamientos para la NASH.

Puede consultar una lista filtrada de estudios clínicos sobre el NAFLD y la NASH que han sido directamente abiertos. con reclutamiento y financiados con fondos federales en www.ClinicalTrials.gov. Siempre hable con su proveedor de atención de la salud antes de participar en un estudio clínico.

Grupos de apoyo

Hay grupos de apoyo disponibles para ayudarle durante su diagnóstico. Infórmese mejor en the American Liver Foundation website.

Complicaciones 

La mayoría de personas con hígado graso no alcohólico (NAFLD) tiene un hígado graso simple, y las personas con un hígado graso simple por lo regular no tienen complicaciones. No obstante, las personas con esteatosis hepática no alcohólica (NASH) tienen mayores probabilidades de morir por causas relacionadas con el hígado. Por ejemplo, si se desarrolla y avanza la cirrosis y esto hace que colapse el hígado, es posible que usted necesite un trasplante de hígado. Los estudios también sugieren que las personas con NAFLD tienen mayores probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares que son la causa más común de muerte en las personas que tienen cualquier clase de NAFLD.

Es importante que trabaje con su médico y otros proveedores de atención de la salud para que supervisen su condición y hagan modificaciones a su dieta o hábitos diarios y que cumpla cualquier recomendación para perder peso gradualmente si tiene sobrepeso u obesidad. Es posible que pueda prevenir el NAFLD y la NASH por medio de una dieta saludable, limitando sus porciones de alimentos y mantener un peso saludable.

Referencias

By using this site, you agree to our updated Privacy Policy.

X