AGA Family of Websites: Gastro.org
AGA Journals
AGA Journals
AGA University
AGA University
AGA University
AGA Research Foundation
AGA University
AGA Community
AGA University
AGA Job Board

Lactose Intolerance (Spanish)

Resumen

Resumen

  • La intolerancia a la lactosa es cuando no se puede digerir mucha lactosa, que es el azúcar principal en la leche. 
  • La intolerancia a la lactosa es debido a escasez de la enzima lactasa, que normalmente producen las células del revestimiento del intestino delgado. La lactasa descompone el azúcar de la leche a formas más simples para que pueda ser impulsada hacia el flujo sanguíneo.
  • Los síntomas comienzan más o menos entre 30 minutos a dos horas después de consumir o beber alimentos que contienen lactosa (principalmente productos lácteos). El nivel de severidad de los síntomas varía basándose en la cantidad de lactosa que usted puede manejar.
  • Para la mayoría de las personas, la intolerancia a la lactosa se desarrolla con el paso de los años.
  • Los síntomas pueden comenzar años después de terminada la niñez.
  • Cerca de 50 millones de adultos en los Estados Unidos padecen de intolerancia a la lactosa.
  • La intolerancia a la lactosa por lo regular tiene causas genéticas, lo cual significa que usted nace con ella, y no se quita.
  • A veces, la intolerancia a la lactosa es provocada por algo diferente, por ejemplo, un virus o una infección que causa daño temporal al intestino delgado. Cuando usted sana de esas otras causas, a menudo puede volver a consumir lactosa.

Síntomas comunes de la intolerancia a la lactosa

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa no son iguales para todas las personas. Los síntomas comunes son:
  • Malestar estomacal.
  • Calambres.
  • Distensión abdominal.
  • Gas.
  • Diarrea (heces blandas).
Hacer la prueba

Hacer la prueba

La intolerancia a la lactosa puede ser difícil de determinar basándose simplemente en los síntomas. Un gastroenterólogo puede utilizar pruebas para determinar si usted es intolerante a la lactosa:

Prueba de espirado de lactosa

  • Administrado a niños mayores y adultos.*
  • Esta prueba mide la cantidad de hidrógeno en el aliento. Es una prueba muy precisa.
  • Durante la prueba, el paciente ingiere una bebida con mucha lactosa, y se hacen pruebas a su aliento a intervalos establecidos.
  • El hidrógeno en el aliento significa mala digestión de la lactosa.
  • Determinados alimentos, medicamentos y fumar pueden cambiar la exactitud de la prueba y es posible que necesite omitirlos antes de la prueba.

Prueba de acidez en las heces fecales

  • Se utiliza para bebés y niños pequeños.
  • Esta prueba, que mide la cantidad de acidez en las heces fecales, no presenta ningún riesgo para los niños pequeños.
  • Esta prueba no es muy específica.

Prueba de tolerancia a la lactosa

  • Esta prueba no se usa con mucha frecuencia. Se puede utilizar esta prueba si no está disponible la prueba de espirado de lactosa.
  • Administrado a niños mayores y adultos. *
  • Antes de la prueba, los pacientes no deben comer, y se toma una muestra de sangre para medir el nivel de azúcar en ayunas.
  • Luego, los pacientes beben una gran cantidad de líquido que contiene lactosa.
  • Se toman muestras de sangre después de un periodo de dos horas, lo cual indica la capacidad del organismo para digerir la lactosa.
* Las pruebas de tolerancia a la lactosa y de espirado de lactosa no se administran a bebés y niños pequeños, ya que proporcionarles un alto nivel de contenido de lactosa a estos pacientes puede resultar en diarrea (heces blandas), lo que puede causar deshidratación.
Controlando los síntomas

Controlando los íntomas

Ser diagnosticado con alguna intolerancia alimentaria y tener que cambiar la forma de alimentarse, puede sentirse como algo muy difícil. Aunque no es tan grave como tener una alergia alimentaria, la intolerancia alimentaria puede tener impacto en su vida.  Puede sentir temor de comer para no enfrentar una reacción negativa. Es posible que no desee salir a comer con su familia y amigos por temor a la contaminación cruzada. Estos sentimientos son normales y se pueden manejar a través de una consulta con el gastroenterólogo o con un nutricionista certificado.  A través de la información sobre lo que la intolerancia alimentaria representa para usted, puede sentirse más en control y con mayor capacidad para manejar los cambios.
  • Los síntomas de la intolerancia a la lactosa se pueden controlar por medio de la dieta.
  • Muchos niños mayores y adultos no necesitan eliminar la lactosa completamente, pero cada persona varía en la cantidad de lactosa que puede manejar. Esto significa que usted necesita determinar, a través de prueba y error, cuánta lactosa puede manejar.
  • Hay algunos productos que le ayudan a controlar los síntomas:
    • Enzima de lactasa: Ayuda a las personas a ingerir alimentos sólidos que contienen lactosa; las enzimas se ingieren justo antes de la comida o el refrigerio y puede venir en tabletas, pastillas masticables o líquido.
    • Leche y otros productos sin lactosa: Se encuentran en la mayoría de supermercados, la leche contiene todos los demás nutrientes que contiene la leche normal y se mantiene fresca más o menos por la misma cantidad de tiempo. Ejemplos son la leche de soya y leche de almendra.

Ponga atención a la lactosa oculta

Aún cuando la leche y los alimentos derivados de la leche son las únicas fuentes naturales dignos de mención, con frecuencia se agrega lactosa a los alimentos preparados. Es vital para las personas con muy poca tolerancia a la lactosa conocer la variedad de alimentos que contienen lactosa, aún en pequeñas cantidades. Asegúrese de leer todas las etiquetas.  Algunos artículos comunes que contienen lactosa son:

  • Pan y otros productos de panadería.
  • Cereales procesados para el desayuno.
  • Papas instantáneas, sopas y bebidas para el desayuno.
  • Margarina.
  • Carnes para el almuerzo (a excepción de los alimentos kosher).
  • Aderezos para ensalada.
  • Dulces y otros bocadillos.
  • Mezclas para panqueques, bizcochos y galletas.
  • Suplementos en polvo como sustitutos de comidas.
  • Algunos productos “no lácteos”, por ejemplo, la crema para el café y la crema batida pueden tener partes derivadas de la leche y por lo tanto contener lactosa.
  • La lactosa se utiliza como base para más del 20 por ciento de los medicamentos y más o menos para un 6 por ciento de medicamentos de venta libre (sin receta). Muchas clases de píldoras para el control de la natalidad contienen lactosa, así como algunas tabletas para el ácido estomacal y gas. El farmacéutico puede responder a las preguntas acerca de la cantidad de lactosa que contienen ciertos medicamentos.

Leer las etiquetas de los alimentos

Si algunos de los artículos siguientes se encuentran en la etiqueta del alimento, es posible que éste contenga lactosa:
  • Leche.
  • Lactosa.
  • Suero.
  • Derivados de la leche.
  • Sólidos deshidratados de la leche.
  • Leche en polvo sin grasa.

Obtener la nutrición adecuada

La leche y otros productos derivados de la leche son una fuente principal de nutrientes, por ejemplo, calcio y vitamina D, en una dieta balanceada. El calcio es necesario para el crecimiento y la reparación de los huesos durante toda la vida. Al eliminar la leche y sus derivados de la dieta, asegúrese de obtener calcio adicional de otra forma.  La tabla a continuación muestra la cantidad de calcio que debería consumir a diario y algunas ideas para obtenerlo. Food and Nutrition Board, Institute of Medicine, National Academics Consumo alimentaria de referencia: Estimación del promedio del consumo de calcio requerida diariamente (en mg)
Edad Hombres (mg de calcio/día) Mujeres (mg de calcio/día)
1 a 3 años 500 500
4 a 8 años 800 800
9 a 13 años 1,100 1,100
14 a 18 años 1,000 1,000
19 a 30 años 800 800
31 a 50 años 800 800
51 a 70 años 800 1,000
>70 años 1,000 1,000
Para la planificación de las comidas, es necesario asegurarse que los alimentos de cada día contengan suficiente calcio, aún cuando su dieta no incluya productos lácteos. Muchos alimentos son ricos en calcio, pero no tienen lactosa, incluyendo:

  • Tofu firme con sulfato de calcio (3.5 oz: 683 mg de calcio).
  • Leche de soya (1 taza: 200–300 mg de calcio).
  • Sardinas, con huesos comestibles (3 oz: 382 mg
  • de calcio).
  • Salmón, enlatado con huesos comestibles (3 oz: 198 mg de calcio).
  • Brócoli (1 taza: 90 mg de calcio).
  • Naranjas (1 mediana: 50 mg de calcio).
  • Frijoles pintos (1/2 taza: 40 mg de calcio).
  • Atún, enlatado (3 oz: 10 mg de calcio).
  • Hojas de lechuga (1/2 taza: 10 mg de calcio).
Los productos lácteos que son ricos en calcio y bajos en lactosa (lo que significa que tienen poco contenido de lactosa, por lo tanto, los pueden consumir personas con poca tolerancia a la lactosa) incluyen:
  • Yogur simple, bajo en grasa (1 taza: 415 mg de calcio, 5 g de lactosa).
  • Leche con grasa reducida (1 taza: 295 mg de calcio, 11 g de lactosa).
  • Queso suizo (1 oz: 279 mg de calcio, 1 g de lactosa).
  • Helado (1/2 taza: 85 mg de calcio, 6 g de lactosa).
  • Queso requesón (cottage) (1/2 taza: 75 mg de calcio, 2–3 g de lactosa).
Adaptado de: Manual of Clinical Dietetics. 6a. Edición. American Dietetic Association, 2000; y Soy Dairy Alternatives.

¿Aún sufre los síntomas?

Puede ser atemorizante seguir teniendo los síntomas, aún después de haberse cambiado a una dieta sin lactosa o con poca lactosa. Si éste es su caso, es posible que esté consumiendo lactosa oculta. Un nutricionista puede ayudarle a determinar si está consumiendo lactosa sin proponérselo, a través de cosas como: medicamentos, suplementos y otras fuentes. Si determina que no esta consumiendo lactosa oculta, llegó el momento de consultar de nuevo al gastroenterólogo para averiguar si necesita someterse a más exámenes u opciones de tratamiento. Puede utilizar la aplicación MyGIHealth® para anotar mejor sus síntomas y cuándo éstos suceden.

By using this site, you agree to our updated Privacy Policy.