AGA Family of Websites: Gastro.org
AGA Journals
AGA Journals
AGA University
AGA University
AGA University
AGA Research Foundation
AGA University
AGA Community
AGA University
AGA Job Board

Hepatitis C (Spanish)

Resumen

Resumen

  • La hepatitis es una inflamación (hinchazón o sensibilidad) del hígado.
  • La hepatitis C (causada por el virus HCV) es la forma más común de la infección viral de la hepatitis, y por lo regular causa una infección crónica, a largo plazo, que dura meses o años antes de ser diagnosticada.
  • Los síntomas de la hepatitis C, a menudo se confunden con la gripe y no son muy severos.
  • Muchos de los pacientes que padecen de hepatitis C ni siquiera tienen síntomas lo que significa que no saben que padecen de la infección e inadvertidamente, podrían contagiar a otras personas.
  • Existen opciones de tratamiento, y en la actualidad ya hay curación para la hepatitis C.
  • La hepatitis C puede ser aguda o crónica.
    • Aguda significa que es una enfermedad a corto plazo (menos de seis meses). La hepatitis C, aguda, puede causar hepatitis C crónica.
    • Crónico significa que es una enfermedad a largo plazo donde el virus permanece en su cuerpo y puede quedarse de por vida.
  • Si la inflamación del hígado dura seis meses o más, se llama hepatitis C crónica.
    • La hepatitis C crónica puede llegar a causar una cicatrización del hígado que también se conoce con el nombre de cirrosis. La cirrosis puede causar insuficiencia hepática si no se controla.
  • Hasta la fecha, no existe vacuna para prevenir la hepatitis C (virus HCV).
  • En los Estados Unidos, cerca de 3.5 millones de personas padecen de hepatitis C crónica.
  • Las personas nacidas entre 1945 y 1965 tienen cinco veces más probabilidades de padecer de hepatitis C.
    • Si su nacimiento se encuentra entre este rango de fechas, hable con el médico para que se someta a exámenes.
  • Existen bastantes formas de hepatitis viral, incluyendo la hepatitis A, B, C, D, o E. Para obtener más información sobre los demás tipos de hepatitis, visite gastro.org/Patient-Care.

¿Cómo se propaga la hepatitis C?

  • La hepatitis C se propaga a través de un portador, que es una persona que lleva el virus en la sangre.
    • El portador podría presentar o no presentar síntomas de la hepatitis C.
  • Debido a que el virus se encuentra en la sangre, éste se transmite mediante la exposición a la sangre, y muy rara vez a través de los líquidos corporales del portador. Esto puede suceder a través de:
    • El uso de drogas intravenosas.
    • Agujas contaminadas.
    • Haber nacido de una madre portadora del virus HCV.
  • Con menos frecuencia, la enfermedad se puede contagiar a través de:
    • Contacto sexual de alto riesgo (especialmente si usted es VIH positivo).
      • Las mujeres que tienen hepatitis C deben evitar tener relaciones sexuales durante la menstruación.
    • Compartir artículos de uso personal que pudieran contener rastros de sangre del portador, por ejemplo, rasuradoras, cepillos de dientes, agujas compartidas para tatuajes, y utensilios no esterilizados para manicure y pedicure.

El hígado
El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo.
  • Pesa aproximadamente tres libras.
  • Está situado en el lado superior derecho del torso, abajo de las costillas.
  • El hígado:
    • Produce bilis.
    • Limpia su sistema de alcohol y sustancias tóxicas.
    • Almacena algunas vitaminas, minerales, azúcares y hierro.
    • Filtra y desintoxica de químicos que se encuentran en lo que usted come, respira y absorbe a través de la piel.
    • Regula los almacenamientos de grasa y controla la producción y liberación de colesterol.
    • Aniquila sustancias venenosas.
    • Trans forma los alimentos que usted consume en energía, factores de coagulación, factores de inmunización, hormonas y proteínas.
    • Descompone los medicamentos y fármacos para la absorción.
Nota: Antes de 1992, no existía un monitoreo de exclusión por hepatitis C (HCV) en los bancos de sangre y era más común que se contagiara a través de las transfusiones de sangre. En la actualidad, los bancos de sangre monitorean la sangre de los donantes para garantizar la seguridad del suministro de sangre. Esto ha reducido considerablemente el número de casos de contagio con el virus HCV de la hepatitis C a través de las transfusiones.
El virus HCV de la hepatitis C no se contagia a través de:
  • Compartir la vajilla o los cubiertos.
  • Los alimentos o el agua.
  • La lactancia materna.
  • Toser o estornudar.
  • Tocar a las personas contagiadas, por ejemplo abrazarlas, besarlas o tomarse de las manos.
¿Quien se encuentra en riesgo de contraer hepatitis C?
  • Quienes usan o usaron drogas aplicadas con jeringa.
  • Las personas que recibieron donación de sangre u órganos antes de 1992 (cuando comenzó el monitoreo de la hepatitis C).
  • Las personas que recibieron factores de coagulantes concentrados antes de 1987.
  • Las personas que reciben hemodiálisis a largo plazo.
  • Trabajadores de la salud que pudieran lastimarse con una jeringa u otro equipo médico con rastros de sangre infectada con el virus HCV de la hepatitis C.
  • Hijos de madres portadoras del virus de la hepatitis C (HCV positivas).
  • Personas que se hacen tatuajes en lugares clandestinos.
  • Pacientes con VIH.
    • Las coinfecciones del virus de la hepatitis C (HCV) en pacientes que son VIH positivos son frecuentes.
    • Cerca de la cuarta parte de pacientes que padecen de VIH también portan el virus de la hepatitis C (HCV).
    • Entre un 50% a un 90% de usuarios de drogas inyectadas que tienen VIH también portan el virus de la hepatitis C (HCV).
    • La infección con el virus de la hepatitis C (HCV)es más severa en los pacientes que presentan VIH.

Síntomas

En muchos casos no se puede encontrar el virus HCV que causa la hepatitis C ya que no se presentan síntomas, o los síntomas son tan leves que se parecen a los de la gripe. Los síntomas pueden comenzar entre dos semanas a seis meses después del contagio, aunque el promedio es de seis a siete semanas. Algunas personas que tienen el virus de la hepatitis C (HCV) pueden experimentar:
  • Fatiga (sentir debilidad o sentirse cansado).
  • Náusea.
  • Vómitos.
  • Diarrea (heces blandas).
  • Dolor de estómago.
  • Dolores musculares y en las articulaciones.
  • Cambios en el color de la orina y de las heces.
  • Ictericia (cuando la piel o la parte blanca de los ojos se pone amarilla). La ictericia también puede causar prurito (comezón).
Si usted nació entre 1945 y 1965, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus iniciales en inglés) recomienda que se someta a exámenes aunque no presente ningún síntoma.
Cómo son los exámenes

Cómo son los exámenes

Si tiene síntomas y corre el riesgo de contraer hepatitis C (causada por el virus HCV), el médico hará lo siguiente:
  • Leerá su historial médico.
  • Le hará un examen físico.
  • Ordenará que le practiquen exámenes de sangre.
    • Muchos exámenes de sangre se utilizan para buscar la presencia del virus HCV, de modo que el médico puede elegir practicarle un examen o varios a la vez.

Debe someterse a un examen para detectar la presencia del virus HCV si usted:

  • Nació entre los años 1945 y 1965.
  • Tiene anomalías en el hígado, demostrado por los resultados de exámenes.
  • Trabaja en un lugar en donde estuvo expuesto a la sangre por lesión accidental con una jeringa u otro objeto punzocortante.
  • Tiene VIH.
  • Usa o usó drogas inyectadas (aunque haya sido una sola vez).
  • Le hicieron una transfusión de sangre o trasplante de órganos antes de julio de 1992.
  • Le dieron algún tratamiento por problemas de coagulación de la sangre antes de 1987.
  • Recibe tratamiento con hemodiálisis a largo plazo
  • Su pareja sexual está infectado con el virus de la hepatitis C (HCV).
  • Su madre ha tenido HCV.
  • Ha usado drogas inhaladas.
  • Se hizo un tatuaje callejero.
  • Ha estado en prisión o encarcelado.
  • Su esposa/o familiares que viven con usted tienen el virus HCV que causa la hepatitis C.
  • Usted presenta signos de enfermedad hepática.
Tratamiento

Tratamiento

El propósito de la atención médica en casos de hepatitis C (causada por el virus HCV) es prevenir el desarrollo de la cirrosis (cicatrización del hígado), las complicaciones causadas por la cirrosis, la necesidad de un trasplante de hígado, el cáncer en el hígado y la muerte temprana. En la actualidad no existe una vacuna para prevenir el contagio con el virus HCV causante de la hepatitis C. No obstante, recientemente se han aprobado nuevos medicamentos para la hepatitis C, y en los próximos años habrá muchos más. Esto permitirá curar a muchos pacientes que padecen de hepatitis C (HCV).
  • Entre un 15 a un 20 por ciento de las personas portadoras del virus HCV lo eliminarán de su organismo sin necesidad de tratamiento y no se convertirá en una infección crónica (de por vida). Los expertos no saben a ciencia cierta por qué les sucede esto a algunos pacientes.
  • La mayoría de pacientes tendrán una infección crónica con HCV.
Una gran variedad de medicamentos, que funcionan de maneras diferentes, se utilizan en conjunto para tratar la hepatitis C (virus HCV) para poder atacar el virus de diferentes formas y aumentar las probabilidades de recuperación. El gastroenterólogo o el especialista en el hígado, llamado hepatólogo, le orientará acerca de opciones de tratamiento complejas.

Interferon pegilado inyectado y medicamentos de administración oral (Ribavirina):

  • En el pasado este era el tratamiento más utilizado para combatir el virus HCV causante de la hepatitis C.
  • Los pacientes toman estos medicamentos en un período que dura 24 y 48 semanas.
  • La curación con este tratamiento solo resulta en 20 y un 40 por ciento de los pacientes y se ha asociado con efectos laterales significativos.

Inhibidores de la proteasa, del NS5A y de la polimerasa:

  • Éstas son nuevas opciones de tratamiento para combatir el virus HCV, causante de la hepatitis C. A veces se le denomina antivirales de acción directa (DAA, por sus iniciales en inglés).
  • Estos tratamientos no utilizan interferón.
  • Los pacientes utilizan estos medicamentos en un período de 12 a 14 semanas.
  • Con estos tratamientos, en la mayoría de los casos, el resultado de curación es más alto ya que las probabilidades ascienden a un 90 por ciento.
  • Los pacientes con estos tratamientos tienen menos efectos laterales y tasas de éxito mucho más altas que con los tratamientos usados anteriormente.
  • Éstos medicamentos tienen un costo muy elevado y no tienen cobertura en todos los planes de salud.
Ejemplos de medicamentos para combatir el virus HCV:
  • Peginterferón
  • Ribavirina
  • Elbasvir
  • Grazoprevir
  • Ledipasvir
  • Sofosbuvir
  • Paritaprevir
  • Ritonavir
  • Ombitasvir
  • Dasabuvir
  • Simeprevir
  • Daclatasvir
No hay dos pacientes cuya infección con HCV se desarrolle exactamente de la misma manera, de modo que cada quien necesitará un plan de tratamiento individualizado basándose en ciertos factores, por ejemplo:
  • El tipo de virus HCV.
    • Existen seis genotipos de la infección por HCV. La mayoría de los pacientes de HCV en los Estados Unidos, tienen el genotipo 1 (1a o 1b).
    • Es posible que el médico ordene un examen de laboratorio para determinar el genotipo del paciente.
  • Haber recibido tratamiento con otros medicamentos que no funcionaron
  • Presencia de tejido cicatrizal en el hígado (llamado fibrosis) o cirrosis (fibrosis total). Esto se puede determinar algunas veces practicando una biopsia en el hígado (tomando una pequeña muestra de tejido para analizarla en el microscopio), o bien otros estudios no invasivos, por ejemplo, exámenes de laboratorio o un ultrasonido especial.
  • Complicaciones de la cirrosis que pueden presentar un mayor riesgo de insuficiencia hepática y una muerte temprana si no se lleva a cabo un trasplante de hígado.
  • Un trasplante de hígado efectuado con anterioridad debido a una infección con el virus HCV.
  • Potencial de resultar alérgico a los medicamentos o interacción entre diferentes medicamentos.
  • Otras condiciones, por ejemplo enfermedades hepáticas, enfermedades renales, VIH, diabetes, historial psiquiátrico o embarazo.
Nota: El abuso activo de las drogas o la participación en un programa de tratamiento con metadona no limita al paciente para el tratamiento de la infección por el virus HCV.
Viviendo con el virus de la hepatitis C (HCV)

Viviendo con el virus de la hepatitis C (HCV)

Algunos consejos para las personas que padecen de hepatitis C crónica (causada por el virus HCV):
  • Consulte con el médico según lo necesite, por ejemplo, cuando comience a utilizar un nuevo medicamento.
  • Sométase a exámenes para detectar virus de VIH, y de hepatitis A y B.
  • Vacúnese contra la hepatitis A y B.
  • Las personas que además son VIH positivas deben usar condones para prevenir la transmisión.
  • Comunique su situación sobre el virus HCV, causante de la hepatitis C, con su pareja sexual.
  • Cúbrase todas las heridas para evitar la exposición a la sangre.
  • No consuma alcohol.
  • El ejercicio dependerá de qué tan cansado o débil se sienta a causa del virus HCV. Si tiene energía, no hay límites para la cantidad o el tipo de ejercicio que se puede practicar.
  • Alimentarse con una dieta balanceada y nutritiva puede ayudar.
  • Aunque haya un riesgo bajo, infórmese acerca del contagio con el virus HCV mediante:
    • La pareja sexual.
    • Compartir artículos personales, como la rasuradora o cepillos de dientes.
    • Donación de sangre, órganos, tejidos o semen.
  • El virus HCV no se propaga al compartir los alimentos o el agua, al toser o estornudar o al tocar a las otras personas, por ejemplo al abrazarlas, besarlas o darse la mano.
  • La obesidad puede acelerar la hepatitis C, de manera que se sugiere mantener un peso saludable.
  • Muchos grupos de apoyo, en línea y en persona, pueden ayudar.
Days
Hours
Minutes
Seconds

AGA is bringing together the GI community to fund health disparities research. We aim to improve care and outcomes for all digestive health patients. Pledge your support before AGA Giving Day ends.

By using this site, you agree to our updated Privacy Policy.

X