AGA Family of Websites: Gastro.org
AGA Journals
AGA Journals
AGA University
AGA University
AGA University
AGA Research Foundation
AGA University
AGA Community
AGA University
AGA Job Board

Gallstones (Spanish)

Resumen

Resumen

  • Los cálculos biliares son piezas de materia dura y sólida que se forman con el paso del tiempo en la vesícula biliar de algunas personas.
  • La vesícula biliar está situada abajo del hígado y almacena bilis (que es uno de los “jugos” gástricos).
  • Cuando algunas partículas de bilis, como por ejemplo el colesterol y la bilirrubina, forman cristales, estos se unen y se forman cálculos biliares, de una manera muy similar al azúcar que se cristaliza al fondo del tarro de miel.
  • Una persona puede tener un solo cálculo biliar o puede tener cientos de ellos y los cálculos pueden tener diferentes tamaños, desde diminutos cálculos del tamaño de un grano de arena y llegar hasta cálculos de una pulgada del tamaño de una pelota de golf.
  • A veces la vesícula biliar únicamente tienen cristales y piedras tan diminutas que es muy difícil verlas a simple vista. A esto se le llama lodo biliar.
  • Cada año, casi 1 millón de estadounidenses se diagnostican con cálculos biliares (enfermedad por cálculos biliares).
  • Hay muchas formas de tratamiento para los cálculos biliares, siendo el más común la extracción de la vesícula biliar.
La vesícula bilia
  • La vesícula biliar es un saco del tamaño y forma aproximada de una pera que está situada debajo del hígado en la parte del lado derecho superior del abdomen.
  • Se encuentra unida al hígado y al intestino por una serie de tubos pequeños o conductos.
  • La labor principal de la vesícula biliar es almacenar bilis que es una sustancia producida, secretada y almacenada por el hígado, que se utiliza para ayudar en la digestión cuando es necesario.
  • Después de comer, la vesícula biliar se contrae y la bilis fluye hacia el intestino.
  • Cuando termina la digestión de la comida, la vesícula biliar se relaja y comienza de nuevo a almacenar bilis.
Bilis
  • La bilis es un líquido amarillo-amarronado formado por las sales de la bilis, colesterol, bilirrubina y lecitina.
  • El hígado produce más o menos tres tazas de bilis al día.
  • Algunas partes de la bilis, por ejemplo las sales de la bilis y la lecitina actú an como detergentes para disolver la grasa para poderla digerir fácilmente.
  • Otras sustancias como la bilirrubina son desechos. La bilirrubina es una sustancia de color marrón oscuro que le da el color marrón a la bilis y a las heces.

Síntomas de los cálculos biliares

Muchas personas que tienen cálculos biliares pueden no tener síntomas. Con frecuencia, se encuentran los cálculos biliares al hacer un examen por algún otro problema. Los llamados cálculos biliares silenciosos tienden a pasar desapercibidos y por lo general no requieren tratamiento. Los síntomas más típicos de la presencia de cálculos biliares (enfermedad por cálculos biliares) son:
  • Dolor intermitente en la parte superior del abdomen, usualmente al centro o lado derecho.
    • El dolor es muy agudo.
    • El dolor puede durar desde 15 minutos o hasta varias horas.
    • También puede experimentar dolor entre los omóplatos o sobre el hombro derecho.
  • A veces los pacientes presentan vómitos o sudoración.
  • A menudo, el dolor comienza después de comer, pero también es posible que despierte al paciente de su sueño.
Los ataques del dolor causado por los cálculos biliares pueden estar separados por varias semanas, meses e incluso años.

Causas de los cálculos biliares

No se sabe a ciencia cierta la razón por la cual a algunas personas se les forman cálculos biliares y a otras no. Hay algunas cosas que se sabe que elevan las probabilidades de desarrollar cálculos biliares:
  • Una mayor concentración de colesterol o bilirrubina en la bilis.
  • Hormonas o medicamentos que resulten en la eliminación demasiado lenta del contenido de la vesícula biliar.
  • Obesidad.
  • No tener un estilo de vida activo.
  • Ser mujer.
  • Tener más de 40 años de edad.
  • Diabetes.
  • Enfermedades en el hígado.
  • Historial familiar de cálculos biliares.
Los cálculos biliares de pigmento (bilirrubina) se encuentran más a menudo en:
  • Pacientes que padecen de una enfermedad grave en el hígado.
  • Pacientes con trastornos en la sangre, por ejemplo, la anemia drepanocítica y la leucemia.
Los cálculos biliares por el colesterol son más comunes y se encuentran más en los siguientes casos:
  • Mujeres de más de 20 años.
  • Mujeres embarazadas.
  • Hombres de más de 60 años.
  • Hombres y mujeres con sobrepeso.
  • Personas que hacen “dietas rápidas” que pierde mucho peso rápidamente.
  • Personas que usan determinados medicamentos, por ejemplo píldoras para el control de la natalidad y agentes para reducción del colesterol.
  • Nativos americanos e hispanos de origen mexicano.
Exámenes de diagnóstico en casos de cálculos biliares

Exámenes de diagnóstico en casos de cálculos biliares

Cuando se sospecha la presencia de cálculos biliares, resulta útil realizar exámenes rutinarios de sangre en el hígado ya que podría haber una obstrucción del flujo de bilis y que la bilis se regrese al hígado. Entre los exámenes que el médico le puede practicar se encuentran:

Ultrasonido abdominal

  • Se utiliza con más frecuencia para detectar la presencia de cálculos biliares y si hay inflamación en la vesícula biliar.
  • Por medio de una herramienta especial, se hace que las ondas de sonido reboten al chocar contra objetos duros, por ejemplo los cálculos biliares.
  • El ultrasonido es muy eficaz y detecta hasta un 95% de cálculos biliares, pero no es muy preciso para determinar si el cálculo ha pasado de la vesícula al conducto biliar (el tubo que transporta la bilis).

Colescintigrafía o Gammagrafía con ácido iminodiacético hepatobiliar (HIDA)

  • En la vena se inserta un trazador radioactivo que se deposita en el hígado saludable y éste lo excreta, es decir pasa por medio de la bilis a la vesícula biliar saludable.
  • Este examen puede ayudar a determinar si el conducto cístico de la vesícula biliar está obstruido y si la vesícula biliar se contrae adecuadamente.

Tomografía computarizada (CT scan)

  • Puede detectar cálculos biliares, pero es menos precisa que el ultrasonido abdominal.

Los mejores exámenes para determinar la presencia de cálculos en el conducto biliar son:

  • Imágenes por resonancia magnética (MRI).
  • Ultrasonido endoscópico, o USE (que utiliza una sonda ultrasónica diminuta en el extremo de un tubo largo, delgado, flexible [endoscopio] que se introduce a través del estómago).
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, o CPRE (Rayos X usando un tinte inyectado en los conductos biliares con un endoscopio que se introduce por la boca).
Estos exámenes pueden presentar algunos riesgos. Es importante consultar al gastroenterólogo para que le aconseje cuál es el mejor examen para usted.
Tratamiento de cálculos biliares

Tratamiento de cálculos biliares

Cuando los cálculos biliares no causan síntomas, por lo general, no se necesita tratamiento. Cuando hay síntomas que sugieren que se padece de cálculos biliares y los exámenes demuestran su existencia, el curso de acción más común es la cirugía para extirpar la vesícula biliar.

Colecistectomía laparoscópica (cirugía para extirpar la vesícula biliar)

  • Esta es una cirugía mínimamente invasiva para extirpar, o extraer, la vesícula biliar.
  • A menudo se da de alta del hospital a las personas en el transcurso de un día para que regresen a sus actividades normales en unos cuantos días después de esta cirugía.
  • Esta cirugía es común en la actualidad y se utiliza para más del 90% de extracciones de la vesícula biliar en los Estados Unidos.
  • No obstante, este tipo de cirugía no puede utilizarse en todos los casos. Puede ser demasiado difícil o no ser seguro para el paciente extraer una vesícula biliar que se encuentra gravemente inflamada y podría ser necesaria una cirugía abierta (lo que resulta en una cicatriz más grande y una recuperación más lenta).
  • La complicación más común al extirpar la vesícula biliar a través de una cirugía es una lesión en el conducto biliar.

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE)

  • Como se ha descrito en la sección de los exámenes a practicar, se puede utilizar una CPRE para detectar y eliminar cálculos en el conducto biliar común.
  • Cuando se observan cálculos biliares en los conductos, el médico puede ampliar la abertura del conducto biliar y extraer los cálculos hacia el intestino.
  • Esto se practica brevemente después o antes de la cirugía de extirpación de la vesícula biliar si se tiene la sospecha o se encuentra un cálculo en el conducto biliar.
  • A veces se encuentran cálculos en el conducto biliar común mucho después de haber extraído la vesícula biliar.

Disolución de los cálculos

  • Los cálculos en la vesícula biliar a veces se pueden disolver utilizando una sustancia química (ursodiol o quenodiol), que vienen en forma de pastilla.
  • Esta medicina aclara la bilis y ayuda a que los cálculos se disuelven lentamente.
  • Desafortunadamente, sólo los cálculos pequeños de colesterol se disuelven, así que el uso de estos agentes químicos sirve solo para pacientes con este tamaño y tipo de cálculos biliares. Desafortunadamente, después de haber disuelto satisfactoriamente los cálculos biliares, para muchos pacientes éstos pueden volver a formarse.
Cosas de las que debe estar consciente si padece de cálculos biliares

Cosas de las que debe estar consciente si padece de cálculos biliares

Se cree que el dolor a causa de los cálculos biliares sucede cuando un cálculo impide el paso de bilis por el conducto biliar (conducto cístico).
  • Si el cálculo continúa obstruyendo el conducto cístico durante muchas horas, la vesícula biliar se puede inflamar.
  • Esta condición se conoce como colecistitis aguda y puede provocar:
    • Fiebre.
    • Dolor.
    • Infección de la vesícula biliar.
    • Hospitalización que implica tratamiento con antibióticos, medicamentos para el dolor y a menudo una cirugía.
Complicaciones más serias pueden ocurrir cuando el cálculo pasa del conducto biliar de la vesícula hacia el conducto biliar principal. Los cálculos en el conducto biliar común con frecuencia causan:
  • Dolor.
  • Fiebre.
  • Ictericia (cuando la piel o la parte blanca de los ojos se pone amarilla).
  • Prurito (picazón), algunas veces.
  • Infección grave en el conducto biliar.
  • Pancreatitis.

By using this site, you agree to our updated Privacy Policy.