AGA Family of Websites: Gastro.org
AGA Journals
AGA Journals
AGA University
AGA University
AGA University
AGA Research Foundation
AGA University
AGA Community
AGA University
AGA Job Board

Fructose Malabsorption (Spanish)

Resumen

Resumen

  • La fructosa es un tipo de azúcar que se encuentra naturalmente en las frutas, algunos vegetales y la miel. También se utiliza como endulzante en algunas bebidas carbonatadas y bebidas de frutas.
  • La mala absorción de la fructosa es cuando el cuerpo no absorbe la fructosa de la manera adecuada, lo cual significa que el cuerpo no puede descomponerla durante la digestión.
  • Cuando la fructosa no digerida llega a los intestinos, reacciona con bacterias que ocurren naturalmente, lo cual puede causar los síntomas comunes de la malabsorción de la fructosa.
Nota: La malabsorción de la fructosa no debe confundirse con la intolerancia hereditaria a la fructosa, la cual es una condición diagnosticada en los primeros años de vida, cuando el bebé comienza a ingerir fórmula o alimentos.

Síntomas comunes de la malabsorción de la fructosa

Los síntomas de la malabsorción de la fructosa a menudo inician más o menos a las dos horas de haber consumido fructosa, aunque puede variar de persona a persona.
  • Distensión abdominal.
  • Dolor de estómago.
  • Acidez o ardores.
  • Diarrea (heces blandas).
  • Gas.
Hacer la prueba

Hacer la prueba

Para comprobar la intolerancia a la fructosa, el médico puede ordenar una prueba que revisa el hidrógeno en el aliento.

Prueba de espirado de fructosa

  • Administrado a niños mayores y adultos.*
  • Esta prueba mide la cantidad de hidrógeno en el aliento. Es una prueba muy precisa.
  • Durante la prueba, el paciente ingiere una bebida con mucha fructosa, y se hacen pruebas a su aliento a intervalos establecidos.
  • El hidrógeno en el aliento significa mala digestión de la fructosa.
  • Determinados alimentos, medicamentos y fumar pueden cambiar la exactitud de la prueba y es posible que necesite omitirlos antes de la prueba.
* Las pruebas de hidrógeno en el aliento no se administran a bebés y niños pequeños, ya que proporcionarles un alto nivel de contenido de fructosa a estos pacientes puede resultar en diarrea (heces blandas), lo que puede causar deshidratación.
Controlando los síntomas

Controlando los síntomas

Ser diagnosticado con alguna intolerancia alimentaria o problema de malabsorción y tener que cambiar la forma de alimentarse, puede sentirse como algo muy difícil. Aunque no es tan grave como tener una alergia alimentaria, el problema de la intolerancia alimentaria o malabsorción puede tener impacto en su vida.  Puede sentir temor de comer para no enfrentar una reacción negativa. Es posible que no desee salir a comer con su familia y amigos por temor a la contaminación cruzada. Estos sentimientos son normales y se pueden manejar a través de una consulta con el gastroenterólogo o con un nutricionista certificado.  No consumir fructosa y llevar una dieta baja en azúcar es la mejor forma de alejar los dolorosos síntomas relacionados a la malabsorción de fructosa. No obstante, muchas personas que padecen de malabsorción de fructosa pueden consumir cierta cantidad de fructosa sin problemas. Al llevar un registro diario de lo que come, puede determinar cuánta fructosa es demasiada para usted. Limite su consumo de:
  • Fruta, jugos de fruta y frutas deshidratadas.
  • Miel.
  • Bebidas carbonatadas y otras bebidas que contienen jarabe de maíz con alto contenido de fructosa.
  • Alcohol.
Debe saber que, a menudo, se agrega un endulzante de jarabe de maíz con alto contenido de fructosa a los alimentos preparados y éste se encuentra en altas concentraciones en las bebidas carbonatadas no dietéticas y en la mayoría de jugos de fruta. Asegúrese de leer las etiquetas de nutrición antes de comer o beber cosas que piense que contienen fructosa. 

Alimentos que tienen exceso de fructosa (a evitar)

  • Agave
  • Manzanas
  • Espárragos
  • Moras (zarzamora)
  • Cerezas
  • Higos frescos
  • Jarabe de maíz con alto contenido de fructosa
  • Miel
  • Mango
  • Peras
  • Ron
  • Guisantes (arvejas) azucarados
  • Jitomates (tomates) deshidratados por el sol
  • Pasta de tomate
  • Tamarillo (tomate de árbol)
  • Sandía

¿Aún sufre los síntomas?

Puede ser atemorizante seguir teniendo los síntomas, aún después de haberse cambiado a una dieta libre de fructosa o baja en fructosa. Si éste es su caso, es posible que esté consumiendo fructosa oculta. Un nutricionista puede ayudarle a determinar si está consumiendo fructosa sin proponérselo, a través de cosas como: medicamentos, suplementos y otras fuentes. Si determina que no está consumiendo fructosa oculta, llegó el momento de consultar de nuevo al gastroenterólogo para averiguar si necesita someterse a más exámenes u opciones de tratamiento. Puede utilizar la aplicación MyGIHealth® para anotar mejor sus síntomas y cuándo éstos suceden.

By using this site, you agree to our updated Privacy Policy.